domingo, 16 de abril de 2017

MUROS DE SILENCIO




   Así como la hiedra se abraza a cada piedra, así me aferro a tu recuerdo. Me dijeron: “loca, estás como una cabra”. Que todo fue una pesadilla. Pero la angustia me sigue ahogando cada vez que veo como el musgo borra tu nombre de la lápida. Sé que quien está ahí no es la sangre que llevé en mi vientre.

   Ante este mar de olvido y por mucho que la extensión de la injusticia se haga más grande, seguiré luchando contra todos esos muros de silencio para demostrar que alguien te arrancó de mí.

   Algún día, volveré a tenerte entre mis brazos y, podré decirte de nuevo: “te quiero, hija mía”.

(microrrelato publicado en www.cincopalabras.com 2ª semana Abril/17)






4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Karina, muchas gracias por tu visita y tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Acogida el alma, así me dejas. Pero me ha gustado mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nala, muchas gracias por tu visita, me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar