viernes, 16 de junio de 2017

CAMBIO CLIMÁTICO



- ¡Esto es inaguantable! ¡No lo soporto más! ¡Si es que tienes a tus hijos muy mimados! 

Todas las noches, durante la cena, D. Invierno, soltaba este discurso a su mujer, Dª. Verano. 

- ¡Estoy harto de hacer su trabajo! Y tú te callas. Y los tapas, como son tus niños. Pues tu hijo, Otoño, bueno Toño, como ahora quiere que le llamen, se dedica a pasar las noches en vela, de parranda con sus amigotes. Y cortejando a esa tal Luna. Luego, todo el día durmiendo. Y el caradura aún me dice que padece insomnio. Pero eso sí, dejarlo todo perdido, lleno de hojas, sí que sabe. Que cuando llego, me toca estar limpiando durante unos cuantos días. Bueno y que no se me ocurra decirle: “Oye ¿Por qué no coges a tus colegas, Trueno, Relámpago y Lluvia, y mojáis un poquito el campo?” Pero como van, como van, no veas cómo se ponen a tirar agua, que arman lo que no está en los escritos. 
Al final, para que no se note que tu hijo es un desahogado, a ti te toca trabajar casi hasta finales de octubre, y a mí, empezar antes. Con lo que tenemos al personal que no sabe que ropa ponerse.
Y qué te digo de tu hija, Primavera, que con pintarse y ponerse flores tiene suficiente. A pies juntillas cumple el dicho ese de: La primavera la sangre altera. Porque alterada está, pero además, con esas ropas que me lleva, tiene a todos locos. Que hasta Morfeo no duerme de pensar en ella. Y los árboles están trastornados, que han olvidado que va primero si dar fruto o florecer. Y claro, como no escarmentamos, para que la niña disfrute, yo me alargo unas semanas más y tú te adelantas un poco también. Con lo cual en abril aún hace frío y en mayo la gente se asa de calor. Esto no puede ser, así, casi trabajamos todo el año los dos.

Dª. Verano asistía de forma acalorada a los improperios de su marido, mientras le enviaba un mensaje por whatsapp a su hija: “Primavera busca a tu hermano, Toño, y venir rápido a casa, que a tu padre le está dando tal calentón que lo del cambio climático se va a quedar en un juego de niños. 

(relato escrito a partir de lanzar 4 dados del juego "Story Cubes")



No hay comentarios:

Publicar un comentario