miércoles, 21 de marzo de 2018

GERMÁN


   Germán sonrió, almadraba encajaba en el 10 horizontal. El médico le había dicho: Haga crucigramas, ejercite la memoria. Para evitarle otro desengaño al doctor, en la próxima visita, no le contaría que ojeaba las soluciones. Además, mientras tomaba café, cuando pasaba alguna joven, levantaba, como un periscopio, la mirada del periódico.
    Anochecía, permanecía sentado, como alma de cántaro, en el bar de la plazuela. Había olvidado, otra vez, el recorrido de regreso a casa. Sería mejor esperar a que su hija lo echase de menos y fuese a buscarlo. La última vez que le ocurrió acabó en el cementerio. Era el único camino que recordaba para ver a Adela, su mujer. 

(relato publicado 3ª semana Marzo/18 en la web solidaria www.cincopalabras.com)
(las palabras son: ALMADRABA - DESENGAÑO - PERISCOPIO - CÁNTARO - PLAZUELA)


Fotografía:  Vladimir Vorobjev




4 comentarios:

  1. Excelente."Lo bueno si breve....etc"!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno y muy triste. Es excelente el resultado con esas palabras. En la ALMADRABA, Pablo se regodeaba en el último DESENGAÑO amoroso. Mirando el mar, mientras descamaba un atún, vio un PERISCOPIO asomando entre el oleaje de marzo, sin embargo era una caña sobre el corcho de un CÁNTARO, cuyo interior guardaba las coordenadas del tesoro del vizconde de Estropajera. En la PLAZUELA le vieron por última vez. Guardaba en el maletero una pala recién comprada.

    Las malas lenguas dicen que se fugó al Amazonas, las buenas, que desgraciado en amores, afortunado en el juego. :-) Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Y muy bueno tu relato con esas palabras.
      Un saludo.

      Eliminar