miércoles, 28 de marzo de 2018

LA VENGANZA DE UN ASESINO





  Cuando el inspector, Max, llegó al escenario del crimen, la forense Lisbeth y su equipo llevaban horas procesándolo todo. Observó a los pies de la víctima una sartén y preguntó: ¿Es esa el arma utilizada? 

   La forense contestó: No. Pese al aspecto, no ha recibido ningún golpe. El cuerpo estaba desnudo, atado de pies y manos a esa silla. En la cabeza tenía unos auriculares de gran tamaño sujetos con cinta americana, la cual tapaba también su boca. Ha sido el trabajo de un profesional. No hay ni una huella dactilar. El color amoratado del cadáver es debido al estallido de los capilares a causa de un estrés nervioso extremo. Ha sido una muerte lenta y dolorosa. El asesino grabó una única canción, que sonaba de forma ininterrumpida a un volumen elevadísimo. Creemos que la escuchó durante unos tres días. Esa es el arma asesina.
   El inspector interrogó: ¿Qué canción puede causar ese daño? ¿Música hardcore? ¿Trap? ¿Heavy metal?
  —No inspector, algo más cruel. La víctima estuvo oyendo todo el tiempo la Macarena de los del Río.


(Relato FINALISTA del concurso "El Relato Imposible" de ARAGÓN RADIO. Para el programa del 28/03/18)
(Había que utilizar las palabras: UNA SARTÉN / UNA HUELLA DACTILAR / LA MACARENA DE LOS DEL RÍO)



2 comentarios: