lunes, 19 de octubre de 2020

PAISAJES PARA NO COLOREAR

   Cuando regresamos al dispensario de aquel poblado de la sabana africana, vimos a Abdul. Nos apenó que no le quedara ni un recuerdo con el que rellenar las hojas de papel que le habíamos dado. Con los dibujos a medias y sin colorear, las dejó sobre la mesa y salió corriendo sin que lo pudiésemos retener. Tan solo una de las cuartillas aparecía emborronada de rojo. Tal vez, era lo único que deambulaba por su cabeza.
     Al día siguiente, llegaron los soldados a la aldea. Nos hicieron salir y ordenaron que nos agolpásemos en la tapia del fondo. Entre la maraña de fusiles que nos apuntaban, pude distinguir sus ojos y, sobre su espalda, el oso de peluche que le habíamos regalado.


Organizado por la EDITORIAL ACEN

Fotografía de Markus Spiske on Unsplash



viernes, 16 de octubre de 2020

FAMILIA DE ACOGIDA

     En pocos años, es la cuarta familia con la que voy a convivir. Una nueva experiencia que intentaré llevar lo mejor posible. Espero que tengan paciencia conmigo y no me abandonen otra vez. Me han dicho que procure no ser tan interactivo. Que así, no provocaré reacciones adversas. Pero pienso que, entonces, todo será menos divertido. De todas formas, si hay un ambiente de colaboración por ambas partes, todo irá bien. Si no se enfadan mucho cuando dé algún portazo o lance objetos al suelo, yo prometo no ponerme la sábana y dejar de arrastrar las cadenas por las noches.


Relato publicado 3ª semana OCTUBRE/20 en la web solidaria cincopalabras.com
Las palabras son: FAMILIA / EXPERIENCIA / INTERACTIVO / DIVERTIDO / COLABORACIÓN

Fotografía de PublicDomainPictures en Pixabay

miércoles, 14 de octubre de 2020

LA SIEGA

     En verano, cuando volvía del pueblo a la finca donde mis padres eran los guardeses, por atajar, atravesaba la pradera de girasoles. Me gustaba sumergirme y traspasar aquel mar ocre.
    En esa época, cuando las semillas de mujer comenzaban a brotar en mí, era muy ingenua. Por ello, la tarde que tropecé en el interior del campo con el señorito, no me asusté. Pero su comportamiento fue tan inesperado como salvaje. Se abalanzó sobre mí como una fiera. Su lujuria rasgó mi vestido y mancilló mi inocencia. Nadie escuchó mis gritos bajo aquel frondoso verdor, que comenzó a perlarse de rojo.
   Desde entonces, a la sombra de los girasoles, espero hasta que mi familia me encuentre al llegar el tiempo de la siega. Al fin, sabrán por qué no regresé a mi hogar.


Relato presentado al concurso de Editorial Zenda "Historiasrurales"



Fotografía de Marina Montoya en Unsplash

domingo, 11 de octubre de 2020

EL ABUELO

     El abuelo Germán esbozó una sonrisa. La palabra encajaba en el dos horizontal. El médico le había dicho: «Ejercite su memoria». Para evitarle otro desengaño al doctor, no le contaría que ojeaba las soluciones.
     Hoy, al anochecer, aún estaba sentado en un banco de la plaza. Había olvidado cómo volver a casa. Esperaría a que lo echase de menos su hija y lo fuese a buscar. El último día que le pasó, acabó en el cementerio. Era el único camino que recordaba desde que perdió a su mujer.


Relato escrito para Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac
Este mes de Octubre/20 las palabras son: ÚLTIMO / HOY / ABUELO


Fotografía de Mario Aranda en Pixabay







viernes, 9 de octubre de 2020

MOTIVOS PARA NO ESTAR SOLA

     Utilizar una enfermedad de médula, tal vez sea demasiado fuerte para llamar la atención de mis hijos. Aunque, después de lo del accidente aéreo, lo de la enfermedad sea un juego de niños. Y eso que casi vienen. Lástima que se me escapó por WhatsApp aquella foto tomando el sol en la playa y sin rasguños. Lo de tirarme desde un puente como amenaza, ya no cuela. Lo mejor será ir con la verdad por delante. Demostrarles que la soledad mata y morirme de verdad. Creo que, al menos, a mi entierro vendrán.

Relato publicado 2ª semana OCTUBRE/20 en la web solidaria cincopalabras.com
Las palabras son: MÉDULA / HIJOS / AÉREO / PLAYA / PUENTE


Fotografía de Alex Blăjan on Unsplash

jueves, 1 de octubre de 2020

REUNIÓN DE AMIGAS

     María regresó a casa. Al entrar al cuarto de baño, se encontró aún lleno el cesto de la ropa sucia. El cuadro del pasillo seguía torcido. Al pasar por la cocina, se dio cuenta de que sobre la mesa continuaban los platos de la cena y restos del desayuno. De nuevo, todo lo que Ángela había prometido era un cuento. Un canto de sirena. María entró al dormitorio y, frente al espejo, muy sería dijo: «Julia, no la aguanto más. Hay que acabar con ella». En ese instante, una voz susurró: «Tranquila Ángela. No llores. No se atreverá. Si quiere, la solución la tiene en el cajón de la cocina». Entonces, María fue hasta allí. Sacó un cuchillo y, con lentitud, comenzó a cortarse las muñecas.

Relato publicado 1ª semana OCTUBRE/20 en la web solidaria cincopalabras.com
Las palabras son: CESTO / CUADRO / CUENTA / CUENTO / CANTO

domingo, 27 de septiembre de 2020

¿QUIÉN SOY?

     Había llegado el día que llevaba tanto tiempo esperando. Lo tenía todo estudiado. El lugar mil veces visitado. Había descartado otros de condiciones similares, pero ninguno como aquel se adecuaba a la perfección a sus características. Sabía los pasos a realizar, la distancia correcta y el lugar exacto donde tomar impulso. Lo había realizado tantas veces en sueños que nada podía fallar. Estaba seguro. Su única duda era qué pasaría después del salto. Cuánto tiempo permanecería en el aire. Cómo sería su entrada en el agua. Si sabría colocar sus brazos, sus piernas y su cuerpo, en la posición adecuada.
     Por fin, había llegado el día de dejar de soñar, de imaginar. Saldría de dudas y descubriría quién era él en realidad: un pájaro o un pez.


Mi aportación al #VIERNESCREATIVO de Elena Mójer.
Esta semana el relato se basa en una fotografía de André de Kertész



jueves, 24 de septiembre de 2020

DESCONSOLADA

     Empezó a llorar al desabrocharle el primer botón. Conforme mis dedos serpenteaban entre los ojales de su pijama, sus sollozos aumentaron. Parecía faltarle el aire. Cuando quedó desnuda, no sé si temblaba de frío o de miedo. Intenté abrazarla, pero se escabulló de entre mis manos. La sujeté como pude y, aunque estaba acabando con mi paciencia, le susurré al oído que era mi princesa. Entonces, se tranquilizó. Puso el pijama bajo la almohada y la ayudé a vestirse. La cogí de la mano y nos marchamos. Aunque al salir, aún la escuché, gimoteando, que no quería ir al colegio.


Relato escrito para microcuento.es en su sección microcuento.es/cuentos-cortos/ para el mes de SEPTIEMBRE/20


Imagen de LysogSalt en Pixabay

domingo, 20 de septiembre de 2020

TÓCALA OTRA VEZ, SAM

     Cuando el inspector llegó al escenario del crimen, la forense y su equipo llevaban horas procesándolo todo. Observó a los pies de la víctima un martillo y preguntó: «¿Es esa el arma?»

     La forense contestó: «No. Pese al aspecto, no recibió ningún golpe. El cuerpo se encontraba desnudo y atado de pies y manos a esa silla. En la cabeza, tenía unos auriculares de gran tamaño sujetos con cinta americana, la misma con la que le habían tapado la boca. Fue un trabajo profesional. No encontramos huellas dactilares. El color amoratado del cadáver lo causó el estallido de los capilares, debido a un estrés nervioso prolongado y extremo. La muerte fue lenta, dolorosa. El asesino grabó una única canción, que sonaba en bucle a un volumen elevadísimo. Esa fue el arma asesina. Creemos que la tortura pudo durar unos tres días».

     El inspector interrogó: «¿Qué música puede causar eso? ¿Hardcore? ¿Trap? ¿Heavy metal

     —«No, inspector, algo más cruel. La víctima escuchó durante todo ese tiempo la ‘Macarena’, de Los del Río».


Relato escrito para EstaNocheTeCuento-2020 ContARTE - LA MÚSICA



sábado, 19 de septiembre de 2020

EL SOL DE LA MAÑANA...


El sol de la mañana me recuerda a ti, te busco en cada rayo.
Siento tu presencia en el silencio del viento acariciando mi piel.
Amaneciendo a la vida...