domingo, 17 de junio de 2018

ALETEOS



   A través de los cristales del ventanal, contempla ensimismada el vuelo de un colibrí que rompe la monotonía y el silencio de la tarde. Su aleteo, en torno a la maceta de romero que hay sobre el alféizar, le hace recordar sus tiempos de bailarina, cuando la música daba alas a su cuerpo para dibujar sentimientos en el aire.
  Cuando comienza su mente a sentir, de nuevo, el movimiento, entra su madre en la habitación: Victoria ¿te bajo un poco la persiana para que no te moleste el sol?
   Ella, desde su cama, parpadea dos veces para decir que no.

(Relato GANADOR en el programa Wonderland RNE4 del 16-06-18)



Fotografía titulada Wonderland de Heather Coronel

6 comentarios:

  1. Sufrir alguna dolenci que imposibiliten el baile ha de ser horrible. Es un texto precioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Me alegra que te haya gustado.
      Besos.

      Eliminar
  2. Javier, enhorabuena por ser el ganador semanal de Wonderland. Es tan difícil estar ahí, en lo más alto, y tú lo has conseguido dos veces en muy poco tiempo.
    Nos has regalado un relato muy visual, con todas esas imágenes que nos muestras, casi podemos oler ese romero que aroma al atardecer. Es todo tan hermoso y tierno que el hachazo que nos da tu última frase "Ella, desde su cama, parpadea dos veces para decir que no", nos inmoviliza como a la bailarina protagonista del mismo.
    Un título excelente para un relato maravilloso.
    Me siento muy orgullosa de acompañarte esta semana.
    Besets al collet, muy muy apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, muchísimas gracias por tu comentario. Estoy muy feliz de haber ganado y mucho más de que tu me acompañes.
      Como dices es un texto precioso, que por desgracia envuelve una dura realidad de la protagonista.
      Gracias por tus palabras.
      Besets al collet y muchos.

      Eliminar
  3. Me mataste con la última frase. Esa sentencia te sacude por dentro.
    Otro buen microrrelato de los tuyos, Javier.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar