jueves, 13 de agosto de 2020

SEGUNDA TEMPORADA

     «¡A ver la tele!». Cuando mi padre decía esas palabras al subir del bar, se nos encogía el corazón. Mamá se levantaba y se iba al dormitorio con él. Nosotras permanecíamos con la mirada fija en la pantalla mientras nos tapábamos los oídos para no escuchar nada. Luego, ella regresaba con algún cardenal más y nos acostaba.
     Una noche, mamá no volvió. Desde entonces, no puedo evitar mojar el sofá al oírle esas palabras. Aunque todo sigue igual y ahora la que se levanta es mi hermana.


Relato escrito para Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac
Este mes de Agosto/20 las palabras son: PARA / TODO / ELLA


Fotografía de Sven Scheuermeier en Unsplash

domingo, 9 de agosto de 2020

POR CARRETERAS SECUNDARIAS

     En el verano de 2020, dadas las circunstancias, tenía claro que mis vacaciones y mi forma de viajar serían diferentes. Por suerte o por desgracia, según cómo se mire, tenía dos meses por delante. La planificación debía de ser concienzuda y, ante todo, no podía olvidar todas las medidas necesarias para proteger mi salud y la de los demás. En principio, eché mano a mis notas de andar y ver: viajes, gentes y países. Buscaba el lugar más adecuado. Lo más seguro, viendo las noticias que aparecían en los medios, sería centrar mi recorrido por tierras de Portugal y España. También me planteaba otro problema. Si realizar mi viaje en autobús o lanzarme a la aventura y efectuar un viaje al interior: 80 días en furgoneta por la España olvidada. Eso de la España vacía me atraía. Buscar la compañía de la soledad. Escuchar el silencio. No tropezarme con nadie y descubrir lo nunca visto. Y a lo mejor encontrarme a mí mismo.
     Los días pasaban y no terminaba de decidirme. Soy un hombre indeciso, lleno de dilemas y dudas, no sabía si ir al sur de Granada, incluso llegar hasta los campos de Níjar. O tal vez, realizar un viaje a la Alcarria, que quedaba más cerca y el alojamiento lo tenía gratuito, ya que vivían familiares por allí. Luego, se me presentó otra disquisición, si la playa o la montaña. Perderme en el río del olvido o por los senderos del mar.
    Casi sin darme cuenta, arranqué la página del calendario y apareció septiembre. El tiempo había volado. Había disfrutado descubriendo España de una forma diferente, por los ojos de otros, como jamás lo había pensado. Durante esos dos meses de confinamiento, sumergido en la lectura de esos libros de viajes, no había echado en falta a nada ni a nadie. Me había entretenido como nunca y, encima, sin mascarilla.


Relato presentado al concurso de Editorial Zenda "Historiasdeviajes"
Mi relato incluye títulos de libros de viajes por España:

-Por carreteras secundarias (Alfonso Armada)
-Notas de andar y ver: viajes, gentes y países (José Ortega y Gasset)
-Por tierras de Portugal y España (Miguel de Unamuno)
-Viaje en autobús (Josep Pla)
-Un viaje al interior: 80 días en furgoneta por la España olvidada (Fran Zabaleta)
-La España vacía (Sergio del Molino)
-Al sur de Granada (Gerald Brenan)
-Campos de Níjar (Juan Goytisolo)
-Viaje a la Alcarria (Camilo José Cela)
-El río del olvido (Julio LLamazares)
-Los senderos del mar (María Belmonte)


jueves, 6 de agosto de 2020

CELEBRACIÓN

    Como abogado y albacea de doña Adelaida, nunca pensé disfrutar tanto con la lectura de su testamento. En mi despacho, todos brindaban por la difunta pensando en sus cuentas bancarias. Así, logró fortalecer la unidad familiar.
  Durante su enfermedad, tuve que defenderla ya que estos buitres interpusieron demandas solicitando su desconexión de la maquina que la mantenía con vida. Ella quería ver acabado su proyecto de saneamiento de agua en una aldea africana. Siempre le gustó cooperar en estas iniciativas. Nunca encontró el apoyo y la solidaridad de su familia.
   Al escuchar el destino de su fortuna, ninguno de sus parientes daba crédito. La finada decidió crear una fundación en alianza con diversas oenegés. Su fin: invertir en la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.
   Entonces, y mientras alguno de los presentes necesitaba asistencia médica, alcé mi copa y brindé. La voluntad de doña Adelaida bien merecía una celebración.


Relato elegido FINALISTA por el jurado, para el concurso del mes de AGOSTO/20, en la web abogacia.es-microrrelatos-AGOSTO-2020
Palabras a utilizar: FORTALECER / ALIANZA / COOPERAR / SOLIDARIDAD / APOYO

Fotografía de Thomas William www.unsplash.com

sábado, 1 de agosto de 2020

SÉ LO QUE HICISTE EL ÚLTIMO VERANO

“Mi unicornio azul
Se me perdió ayer
Se fue”


     Suena la canción de Silvio Rodríguez y vienes a mi mente. Busco en el móvil la última fotografía del verano pasado. Sí, sí, esa en la que, para variar, no apareces tú. Nunca te ha gustado que te hiciese fotos. O ponías caras raras o te escondías. Por eso, cuando esa tarde me gritaste desde la piscina: «Mira mamá, estoy aquí, con mi unicornio». Entré en la cocina a por el teléfono. Quería plasmar el momento. Corrí. Fueron unos segundos. Tal vez un minuto. Pero cuando regresé, ya no estabas. Juro que fue un minuto. Pensé que habías hecho lo de siempre y me sumergí en el libro que estaba leyendo.

     Ahora escucho en la radio:

     “No puedo vivir sin ti, no hay manera,
      No puedo estar sin ti, no hay manera”.

     Y mis lágrimas resbalan sobre tu unicornio.


Mi aportación al #VIERNESCREATIVO de Elena Mójer.
Esta semana el relato se basa en esta imagen de la propia Elena Mójer.



martes, 28 de julio de 2020

LO QUE NECESITAS ES AMOR

     Aquella mañana, el ataque nos pilló por sorpresa. No dio tiempo de hacer sonar las alarmas para alertar a la población. Cuando terminó el bombardeo y nos subimos a la ambulancia, pensamos que nos íbamos a encontrar cientos de cadáveres. Cuando enfilamos la calle mayor, en el primer soportal atisbamos dos cuerpos. Creíamos que eran los primeros, pero cual fue nuestra sorpresa que, a medida que nos acercábamos, observamos que hacían el amor apasionadamente. Lo mismo ocurría a lo largo de todo nuestro recorrido. Cientos de cuerpos desnudos desfogándose sin control, casi llegando a la orgía. Al pasar por delante de la residencia de ancianos, todos se comportaban como adolescentes salidos. Hasta las monjitas correteaban despelotadas por el jardín. Durante la travesía, tal vez contaminados por el ambiente que respirábamos, mi compañero y yo tuvimos que hacer un alto en el camino para apagar nuestra lujuria.
     Solo cuando llegamos a casa del alcalde, encontramos a él y su esposa abrazados y llorando sin consuelo en la puerta. Nos extraño verlos así, tan compungidos. Según nos explicaron, habían permanecido recluidos en su refugio desde mucho antes que comenzase el ataque.


Mi aportación al #VIERNESCREATIVO de Elena Mójer.
Esta semana el relato se basa en esta imagen de la artista Ann Lewis


domingo, 26 de julio de 2020

TRANSPARENTE

    Al ver que hoy también llevaba puesto su vestido preferido, el de cendal, me ha venido a la mente que lo estrenó el día de su despedida de soltera. Llamaba más la atención ella que el boy que habíamos contratado. Todo el mundo averiguó el color, la talla y la marca de su ropa interior. Y gracias que llevaba. Y si no, el día que, al salir de unos grandes almacenes, saltó la alarma. Aún recuerdo las carcajadas del vigilante. Era evidente bajo el vestido el frasco de perfume que sujetaba con la goma de su tanga.
     Igual que ahora, que no puedo dejar de sonreír al ver la nube de sus cenizas revoloteando sobre las olas del mar. Solo pienso en la cara de San Pedro cuando la vea así llamando a las puertas del cielo.


Relato publicado 4ª semana JULIO/20 en la web solidaria cincopalabras.com
Las palabras son: CENDAL / DESPEDIDA / ALARMA
 / RECUERDO / NUBE


Fotografía de Freddy G en Unsplash

sábado, 18 de julio de 2020

EL TIQUISMIQUIS

     Estaba pasando una mala racha. El amor de mi vida había puesto tierra de por medio. Además, había perdido mi trabajo y mi piso. Entonces, al veme así, Andrés me dijo: «Quédate el tiempo que necesites en mi apartamento de la playa. Entre nosotros, lo mío es tuyo». Pero sabía que no era sincero. Al cabo de diez meses, se presentó sin avisar y se cabreó. Vale que todo estaba manga por hombro. Que para sobrevivir había empeñado algunos objetos de la casa. Incluso, el reloj en forma de estrella que tenía en la pared del comedor. Pero de ahí a echarme a la calle. Ya me habían avisado que era un tiquismiquis. Qué culpa tengo yo de que se empeñase en entrar al dormitorio, encendiese la luz y que allí, sobre la cama, estuviese desnuda su mujer.


Relato publicado 3ª semana JULIO/20 en la web solidaria cincopalabras.com
Las palabras son: AMOR / VIDA / TIERRA / ESTRELLA / LUZ




Fotografía de Annie Spratt en Unsplash

miércoles, 15 de julio de 2020

EL NENE

    Sufriendo lo indecible por amor, le carcomían los celos. Cuando papá murió, mamá se vio obligada a trabajar. Desde entonces, él debía cuidar del odioso nene al volver del colegio. Cada día, a través del ventanal, observaba con rabia cómo sus amigos apuraban la luz del sol jugando alrededor del faro. Mamá le había prohibido acercarse allí.
     La tarde que su madre lo encontró regresando solo por el camino del acantilado, y ante la insistencia de saber dónde estaba el pequeño, él, con la mirada perdida y esbozando una sonrisa, le dijo: «El nene quería ser como una gaviota y le he enseñado a volar».


Relato escrito para microcuento.es en su sección microcuento.es/cuentos-cortos/ para el mes de JUNIO/20


Fotografía de Paulo Resende en Unsplash

domingo, 12 de julio de 2020

DESAHUCIO

      Nos dejaron sin pasteles desde que llegaron a casa. Cuando había sopa, no valía el truco de la mosca para provocar arcadas. Ellos, como por arte de magia, metían cualquier cosa en la sopera. Creció nuestra indignación cuando cada noche había que aparecer más pronto en la cena. Si nos retrasábamos, ya no quedaban cubiertos sobre la mesa. Ni platos ni vasos que estampar. Para entonces, que quieres que te diga, lo de apagar y encender luces estaba anticuado. Al final, nos fuimos del viejo caserón, ya que así era imposible asustar en paz.


Relato escrito para Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac
Este mes de Julio/20 las palabras son: MAGIA / CRECIÓ / QUIERES


Fotografía de Ehud Neuhaus en Unsplash

viernes, 10 de julio de 2020

FUNDIDO EN NEGRO

    Siempre la misma ceremonia. Dos golpes secos y el cartero echaba el correo por debajo de la puerta. Él acudía raudo con la esperanza de encontrar al fin una respuesta a sus escritos. Pero siempre la misma contestación de los editores: «Lo sentimos mucho, no cumple nuestras expectativas. Inténtelo otra vez».
     Su creatividad se apagaba poco a poco. Las musas le abandonaron como todo en su vida: la familia, los amigos, la alegría… Sumido en aquella oscuridad, cogió su último cigarrillo. Lo sujeto con fuerza entre sus labios. Y solo, con la compañía de aquel silbido adormecedor que fluía de la cocina, encendió su última cerilla.

Mi aportación al #VIERNESCREATIVO de Ana Vidal.
Esta semana el relato se basa en este dibujo de Miles Johnson