domingo, 14 de octubre de 2018

PERDIDA



—¿La veis? ¡Tiene que aparecer!

—Por aquí no hay nada. Estoy intentando tocar el fondo con las manos.

—Desde aquí arriba tampoco se ve. ¡Te juro que la he visto caer cerca del cobertizo!

—Pues, como no aparezca, mi madre me mata. Ya me lo ha dicho antes de salir de casa: “Si te la llevas, cuídala, que no se pierda y no se te ocurra volver sin ella”.

—¡Creo que aquí veo algo! ¡Sí, sí! En el fondo. Inmóvil. Atrapada por el barro de la ciénaga. ¡Es tu hermanita!

—¡Ya, ya! Pero ¿Y la pelota? 


*Relato escrito a partir de la fotografía de Elisabeth Opalenik


DESEO


    Cada día se acerca, un poco, al borde del abismo donde se esconde del miedo. Hace tiempo que la sonrisa se desdibujó de su rostro, donde el maquillaje no puede ocultar más. Las niñas ya no volverán a molestarle. No tendrá que suplicarles que, escuchen lo que escuchen, no se les ocurra llorar. Temblorosa, limpia los cristales que la lluvia no deja de salpicar. Deben brillar. No hay excusa.
    Entonces, la cerradura. Siente penetrar el terror embadurnado con ese pegajoso olor a taberna. Y según avanza, zigzagueante por el pasillo, solo un último deseo: que le aseste el empujón final.


Relato FINALISTA en el programa Wonderland RNE4 del 13-10-18


Fotografía: Gregory Crewdson

sábado, 13 de octubre de 2018

CREPÚSCULO


    Desde que empecé a vivir contigo, poco a poco, he ido descubriendo algún que otro síntoma de tus rarezas. Y eso que antes solicité referencias a tus amigos. Puedo entender que no quieras espejos en casa, que te guste morderme en el cuello, incluso, acepto a regañadientes que te pases el día durmiendo dentro de esa caja que tienes en el sótano. Pero, por lo que no paso, es que ahora, me digas que no te gusta el ajo.

Relato escrito para Reto 5 Líneas del blog de Adella Brac, este mes de Octubre las palabras son: CONTIGO / SÍNTOMA / REFERENCIAS


EL AROMA DE TUS PALABRAS...

Guardo el aroma de tus palabras...



SE FUERON...

Se fueron al amanecer...
Cada uno a su propia vida...
Solo quedó la luz de la mañana
abrazando amores prohibidos...


AMANECER...



Miradas geométricas...
Amaneciendo a la vida...


martes, 9 de octubre de 2018

NÁUFRAGOS


     Prefiero las ratas, a ser posible fritas y con una pizca de vinagre, como en la novela de Delibes. Entiéndelo, cuando el hambre azuza no hay que hacer ascos a nada. Además, con el último temporal, el mar se tragó todo lo que teníamos. Ahora, solo me queda la soledad, porque hasta tú tenías que irte. Y eso que te dije que, cuando hay tormenta, no hay que ponerse debajo de un árbol, pero tú, tan cabezona como habitualmente, ni caso. Sabes que siempre me atrajeron tus muslos, que perdía el sentido por ellos, pero ahora así, crujientes, están de muerte.

(Relato GANADOR del mes de Julio-Agosto/18 en el III Concurso de Microrrelatos de LA RADIO EN COLECTIVO DE RADIO MISLATA / VALENCIA ESCRIBE)


sábado, 6 de octubre de 2018

EL OTRO BENJAMIN BUTTON



   Te lo digo por última vez, ni se te ocurra acercarte a ellas. Son mías de toda la vida. Generación tras generación.
   Hace años me cobijé entre las de su abuela que, aunque flácidas, aún conservaban su belleza. Después, acaricié hasta el éxtasis las de su madre, tersas, voluptuosas... Ahora, chupeteo las suyas, suaves e inocentes, hasta quedarme dormido sobre ellas.
    Te juro que te corto tus sucias manos en la próxima ocasión que las vea sobre sus tetas.


*Relato escrito a partir de la fotografía de Elisabeth Opalenik



martes, 2 de octubre de 2018

JUEGOS DE NIÑOS



—Prefiero las ratas de alcantarilla, tienen el rabo más largo y así les puedes atar una piedra para que caigan mejor.

—Es verdad. No son como los gatos que, además de no parar de maullar, siempre caen de pie.

—Sí, aunque los pongamos dentro de un saco o les saquemos los ojos.

—Mamá está un poco mosca, ya que los vecinos le han contado que los niños, que lanzan a los coches cosas desde la pasarela, somos nosotros.

En ese instante, sienten una sacudida y se ríen. El monstruo, que habita bajo sus camas, tiembla de miedo.



10 Relato escrito para microcuento.es en su sección microcuento.es/cuentos-cortos/ para el mes de Septiembre/18)


Fotografía: Ole Marius Joergensen

domingo, 30 de septiembre de 2018

CRUCE DE VIDAS



    La familia entera ha acudido a despedir a los abuelos. Todo son abrazos. Solo Juan, el mediano de sus hijos, murmura entre dientes: Ya era hora. María, la mayor, llora desconsoladamente. Sus nietos enarbolan una pancarta con un colorido: Os echaremos de menos. 
   Suben al vagón y ocupan sus asientos. Como equipaje tan solo portan un sobre, cada uno. En su interior, unas pegatinas con su nombre y la dirección de uno de sus hijos. 
  Durante el viaje no dejan de abrazarse. Ella, con la mirada perdida a través de la ventanilla, va dejando fragmentos de su vida agazapados tras los árboles que pasan. Él se atormenta con una pesadilla recurrente: todas aquellas cosas que podría haber hecho y que no pudo o no quiso hacer. 
   El convoy se detiene al llegar a un cruce de vías. El revisor avisa que falta poco, que se preparen para apearse. Instintivamente, como un resorte, todos los ancianos se abrazan con mayor intensidad. 
   Antes de proseguir la marcha el tren hacía su destino final, deja pasar a una locomotora que arrastra un único vagón, cargado con cientos de urnas etiquetadas con pegatinas como las que ellos llevan en sus manos.


Relato escrito para EstaNocheTeCuento-ENTC 7ª convocatoria de "Escribimos en Blanco y Negro"
Relato inspirado en la fotografía de Vivian Maier